Sorpresa en la galaxia M82

Imagen de la galaxia M 82 (localizada a 12 millones de años luz sobre la constelación boreal de la Osa Mayor) con la supernova SN 2014J. La supernova, de tipo Ia, aparece señalada con dos líneas. Los datos para hacer esta imagen se consiguieron con la cámara ACAM del Telescopio William Herschel (ING, Observatorio del Roque de los Muchachos, isla de La Palma, España), que tiene un espejo primario de 4.2 metros de tamaño. Se usaron los filtros u (coloreado en azul oscuro, dos tomas de 300 segundos), g (en cían, 3 tomas de 100 segundos), i (en verde, tres tomas de 100 segundos) y r (en rojo, 3 tomas de 100 segundos). Los datos se consiguieron el 24 de enero hacia las 04:40 UT, excepto los datos en filtros r y u (25 de enero hacia las 06:00 UT). Además, se ha incluido una toma extra en el filtro Hα, también codificado en rojo, conseguida combinando 4 imágenes de 300 segundos. Los datos en Hα se obtuvieron el 26 de enero a las 06:30, terminando ya durante el crepúsculo. Créditos: Observadores: Manuel E. Moreno-Raya (CIEMAT, Spain) y Lluís Galbany (DAS / UC, Chile), Procesado de datos y composición en color: Ángel R. López-Sánchez (AAO / MQ, Australia), Astrónomo de soporte: Chris Benn (ING, Reino Unido), Operador del Telescopio: José Norberto González (ING, Reino Unido). Equipo de investigación: Manuel E. Moreno-Raya (CIEMAT, España), Mercedes Mollá (CIEMAT, España), Ángel R. López-Sánchez (AAO / MQ, Australia), Lluís Galbany (DAS / UC, Chile), Aurelio Carnero (ON, Brasil), Inma Domínguez (UGR, España) y Pepe Vílchez (CSIC / IAA, España).

Imagen de la galaxia M 82 (localizada a 12 millones de años luz sobre la constelación boreal de la Osa Mayor) con la supernova SN 2014J. La supernova, de tipo Ia, aparece señalada con dos líneas. Créditos al final de la noticia.

El martes 21 de enero el astrofísico inglés Steve Fossey impartía una clase práctica de observación astronómica a un grupo de estudiantes del University College de Londres (UCL). Como suele ser típico en la capital inglesa, el cielo se encontraba bastante encapotado pero, aun así, pudieron apuntar el telescopio automático de 35 cm del Observatorio de la Universidad de Londres a la famosa galaxia M 82. Mientras centraba el campo, Fossey observó que la galaxia tenía una estrella brillante que nunca antes se había observado. El análisis no mostraba duda: acababan de descubrir una supernova en la galaxia M 82.

Localizada a 12 millones de años luz de nosotros, sobre la constelación boreal de la Osa Mayor, la galaxia M 82 alberga un intenso brote de formación estelar. Como consecuencia de esta frenética actividad, M 82 posee unos chorros de gas caliente que se escapan de la galaxia. Por lo tanto, no es de extrañar que los estudiantes de Fossey (Ben Cooke, Tom Wright, Matthew Wilde y Guy Pollack) eligieran este objeto para su clase práctica de astronomía. Para confirmar que se trataba de un nuevo objeto utilizaron otro telescopio del observatorio. Como las nubes estaban cerrando el cielo, rápidamente tomaron unas pocas imágenes de esta supernova en varios filtros. Continue reading

El cielo que tú quieras

personal-space-logo¿Cómo era el cielo el día de tu nacimiento? ¿Qué cielo podía verse la noche en que os dísteis ese primer beso? ¿Y el día que cayó el muro de Berlín? ¿Cómo era el cielo que estaba sobre nuestras cabezas justo en esos momentos? “Personal Space” es una aplicación web libre desarrollada dentro del proyecto GLORIA por un equipo de astrónomos. Miembros de AstroMadrid participan en la red GLORIA (GLObal Robotic-telescopes Intelligent Array), la primera red de telecopios robóticos del mundo de acceso libre. Si deseas conocer qué cielo podía verse en una fecha y hora determinadas, accede a “Personal Space”.

Más información:

– Ver vídeo explicativo en YouTube;
– Manual para los usuarios de “Personal Space”;
Nota de prensa;
– Web personal-space.eu

Un mecanismo alternativo y eficiente para producir PAHs

Representación esquemática del proceso de formación para los PAH interestelares que se propone en el artículo.

Representación esquemática del proceso de formación para los PAH interestelares que se propone en el artículo.

Los PAHs son Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (polycyclic aromatic hydrocarbons, PAHs), grandes moléculas basadas en el carbono que se originan por la acumulación de hidrocarburos más pequeños. En la Tierra podemos encontrarlos tanto en combustibles fósiles (petróleo, carbón) como en los productos de su combustión, y gracias a observaciones llevadas a cabo con telescopios en el infrarrojo medio, se ha podido constatar su presencia en el espacio interestelar.

Numerosas teorías previas que abordan la cuestión de su formación proponen un proceso químico en el que las pequeñas moléculas reaccionan para formar moléculas de mayor tamaño. Pero sus mecanismos de formación no explican por qué son tan abundantes y cómo pueden formarse en el entorno de las estrellas.

Combinando observaciones astronómicas y técnicas avanzadas de nanotecnología, varios investigadores, entre ellos algunos miembros de AstroMadrid, han propuesto un mecanismo alternativo y eficiente para producir PAHs a través de la interacción de hidrógeno atómico con granos de polvo formados por carburo de silicio (SiC), que son muy abundantes en el espacio.

El grupo de científicos está encabezado por investigadores del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) y del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (ICMM, CSIC) y dirigido por J. Cernicharo y J. A. Martín-Gago.

Más información:
Nota de prensa del CAB: “Descubierto un proceso para formar moléculas en el espacio

Ocaso y muerte de un planeta

Figura 1: Impresión artística de la estrella gigante roja con el planeta, tal y como se verían desde las proximidades de éste último. En realidad la estrella es muchísimo mayor y presenta inhomogeneidades –manchas fotosféricas- en su superficie. Crédito: David Cabezas

Figura 1: Impresión artística de la estrella gigante roja con el planeta, tal y como se verían desde las proximidades de éste último. En realidad la estrella es muchísimo mayor y presenta inhomogeneidades –manchas fotosféricas- en su superficie. Crédito: David Cabezas

Por primera vez se detecta un planeta en torno a una estrella gigante roja en la fase final de su vida.

Investigadores de varias instituciones, liderados por Jorge Lillo-Box y David Barrado, del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) y miembros de AstroMadrid, han estudiado el sistema formado por una estrella gigante roja y su planeta (Kepler-91 b), cuya órbita es extraordinariamente próxima a la estrella. La estrella, una gigante también denominada KOI-2133 y que ahora se encuentra en un proceso de expansión de sus capas externas, acabará devorando al planeta.

Durante cuatro años, el telescopio espacial Kepler ha estado obteniendo datos de multitud de estrellas candidatas a albergar planetas. Una de estas candidatas era KOI-2133, una estrella gigante roja de la cual este trabajo ha derivado propiedades físicas como la masa, el radio o la edad de manera precisa mediante el uso de la astrosismología, técnica análoga al estudio de los terremotos en nuestro planeta, y que incluye un detallado estudio teórico. Este análisis ha requerido observaciones complementarias llevadas a cabo con el espectrógrafo CAFÉ (Calar Alto Fiber-fed Echelle spectrograph) y la cámara AstraLux (ambos instalados en el telescopio de 2,2 metros del Observatorio de Calar Alto). Además, el análisis minucioso de los datos de Kepler también ha permitido identificar pequeños cambios en su curva de luz, tanto disminuciones periódicas debidas a los eclipses que provoca el planeta, como modulaciones en la intensidad, lo cual verifica la presencia de un planeta, además de las provocadas por la sismicidad.

Para confirmar la existencia del planeta Kepler-91 b se ha empleado el método de variaciones elipsoidales que consiste, básicamente, en la detección de la deformación de la superficie de la estrella por las fuerzas de marea ejercidas por el paso del planeta (ver vídeo). Hasta la fecha solo se han detectado con este método unos quince planetas, ya que se necesitan unas determinadas condiciones muy específicas que pocas veces se dan para poder aplicarlo. En cualquier caso, estos planetas orbitan alrededor de estrellas en una fase tranquila de su vida, con tamaños similares al Sol y sus planetas tienen asegurada una larga vida en ambientes estables. El ambiente de Kepler-91 b es totalmente distinto.

La atmósfera planetaria de Kepler-91 b, el nombre de este planeta, parece inflada, probablemente debido a la intensa radiación estelar, ya que el planeta está tan sumamente cerca de su estrella que tarda tan solo 6.24 días es dar una vuelta a su alrededor. Es, por tanto, el planeta más cercano a una estrella gigante roja conocido, lo que lo convierte en el primer candidato a ser engullido por su estrella. Esto sucederá en un plazo inferior a 55 millones de años, un periodo de tiempo muy reducido a escalas astronómicas.

Un enorme sol ocupando el horizonte

La cercanía del planeta y el gran tamaño de la estrella implican que un ocho por ciento de la bóveda celeste del planeta estaría ocupado por la visión rojiza de su estrella. Si tenemos en cuenta que, en el caso de la Tierra, el Sol o la Luna ocupan en la bóveda celeste un 0.0005%, podemos hacernos una idea del panorama que podría verse en el cielo diurno de Kepler-91 b: una inmensa bola roja ocupando una fracción muy significativa del cielo y una intensidad luminosa extraordinaria.

Otra particularidad es que, dada la arquitectura del sistema, una fracción de la parte de la cara oculta del planeta debería estar iluminada. Un fenómeno análogo al sol de medianoche en los polos de la Tierra, pero que ocurriría en cualquier región del planeta. Comparativamente, en la actualidad, la estrella tiene un radio de 6,3 veces el radio del Sol y el planeta gigante gaseoso tiene un radio de 1,38 veces el radio de Júpiter y una masa de 0,88 veces la masa de Júpiter.

Colaboración hispano-alemana

Este trabajo está basado parcialmente en observaciones llevadas a cabo por el Centro Astronómico Hispano-Alemán, en Calar Alto (Almería, España), operado conjuntamente por el Instituto Max Planck de Astronomía (Heidelberg) y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC, Granada).

Además, este trabajo hace uso de tiempo de observación gestionado tanto por el observatorio como de tiempo garantizado de ambos centros de referencia. Ha sido posible por el uso intensivo del espectrógrafo CAFÉ, el primer instrumento desarrollado y construido por el observatorio de Calar Alto, demostrando una vez más la necesidad de disponer de telescopios de tamaño medio e instrumentación de última generación en proyectos dedicados, que requieren un gran número de noches, y representa un modelo a seguir en el desarrollo del espectrógrafo Carmenes, un instrumento diseñado por un consorcio de 11 instituciones españolas y alemanas y piedra fundamental de la explotación del observatorio en los próximos años.

Más información:

Nota de prensa original publicada en la web del CAB: “Ocaso y muerte de un planeta

Artículo científico:
“KOI-2133b: a planet at the end of its life. Planet and giant host star properties via light-curve variations”, publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

Contacto

Jorge Lillo, Centro de Astrobiología (CSIC-INTA): Jorge.Lillo@cab.inta-csic.es

David Barrado, Centro de Astrobiología (CSIC-INTA): barrado@cab.inta-csic.es
Enlaces relacionados:

AstroMadrid y las futuras misiones de la Agencia Espacial Europea

Artist_s_impression_of_an_active_galaxy_node_full_image

Impresión artística de una galaxia activa. Créditos: ESA/AOES Medialab

El pasado 28 de noviembre la Agencia Espacial Europea (ESA) daba a conocer los objetivos de sus próximas dos grandes misiones científicas: la búsqueda de ondas gravitatorias y el universo caliente y energético. En este último campo se espera desarrollar un observatorio avanzado de rayos X. Su lanzamiento está previsto para 2028 y abordará dos cuestiones clave: cómo y por qué la materia ordinaria se agrupa para formar las galaxias y cúmulos de galaxias que vemos hoy; y cómo crecen, e influyen en su entorno, los agujeros negros.

Aunque falta más de una década para los lanzamientos de ambas misiones, estas empezarán a prepararse muy pronto. A principios de 2014 se publicará una convocatoria de conceptos para un observatorio espacial de rayos X. En este proyecto están involucrados miembros de AstroMadrid desde el Departamento de Astrofísica del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

La contaminación lumínica, a estudio

image011

Mosaico de imágenes de la Estación Espacial Internacional.
Créditos: A. Sánchez de Miguel/NASA/ESA

Nuestros colegas de la Universidad Complutense de Madrid presentan, en este artículo, los resultados de los análisis obtenidos sobre contaminación lumínica en España a través de imágenes de satélite. Además, de estos datos han derivado la evolución del consumo eléctrico en iluminación externa en España desde 1992 hasta 2010, que, en los últimos 18 años, se ha multiplicado por dos.

Más información:

Artículo: Evolution of the energy consumed by street lighting in Spain estimated with DMSP-OLS data, publicado en Journal of Quantitative Spectroscopy & Radiative Transfer.

Autores: Alejandro Sánchez de Miguel, Jaime Zamorano, José Gómez Castaño y Sergio Pascual, del Departamento de Astrofísica y CC. de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid.

“Encontradas seis agujas en un pajar”

An artist's rendition comparing brown dwarfs to stars and planets on the same scale. On the far left is the limb of the Sun. To its right is shown a very low mass star (a so-called "late-M dwarf"), a couple of brown dwarfs (a hotter "L dwarf" and a cooler

Representación artística de la comparación de tamaños de diferentes objetos. De izquierda a derecha: el Sol, estrella de baja masa, una enana marrón de tipo L, una enana marrón de tipo T y el planeta Júpiter. Fuente: NASA/IPAC/R. Hurt (SSC)

El blog de Jorge Lillo, “Eppur si muove”, nos ofrece un nuevo artículo de divulgación elaborado por una compañera de AstroMadrid, Miriam Aberasturi, quien explica que “hoy en día, gracias a nuestros avances tecnológicos, estamos siendo capaces de crear telescopios cada vez mas grandes y sensibles a la luz. Todo esto genera tal cantidad de información científica que, sin las herramientas necesarias para su correcta explotación, su manejo sería muy difícil. Gracias al Observatorio Virtual (VO), el acceso a toda esta información se puede llevar a cabo de una forma sencilla y eficiente a través de internet. Esta plataforma nos permite acceder libremente a imágenes y datos de telescopios de todo el mundo. Bajo el marco de este proyecto hemos llevado a cabo el descubrimiento de nuevas enanas marrones”.

Artículo completo: AA: Encontradas seis agujas en un pajar

Esta tarde, charla en el Museo de las Ciencias de Valencia

191938_planetasGMª Rosa Zapatero-Osorio imparte esta tarde, a las 19:30 horas, la conferencia ‘Planetas vagando por la galaxia’, en la que contará qué son las enanas marrones y los planetas aislados. Será en el el Museo de las Ciencias de Valencia y es necesaria preinscripción.

Más información: Conferencia “Planetas vagando por la galaxia”

 

AstroMadrid apoya la candidatura de Tenerife para alojar el CTA norte

Ilustración de cómo será el CTA. Créditos: Gabriel Pérez (SMM-IAC)

Ilustración de cómo será el CTA. Créditos: Gabriel Pérez (SMM-IAC)

Los investigadores de AstroMadrid, más de 150 científicos e ingenieros de diversos centros y universidades de la Comunidad de Madrid, apoyan la candidatura de la isla de Tenerife para alojar el CTA norte, el Cherenkov Telescope Array. La finalidad de CTA es poner en marcha un gran observatorio astronómico que trabajará en el rango más energético del espectro electromagnético; tendrá una sensibilidad sin precedentes y permitirá observaciones de cualquier punto del cielo debido a que contará con instalaciones en el hemisferio norte y en el sur, con unos 50 y 100 telescopios respectivamente.

CTA, que se encuentra en sus últimas fases de preparación antes de iniciar la construcción, está considerada como instalación científica estratégica de alta prioridad para España. Albergar una instalación de este tipo supone enormes beneficios socioeconómicos y científicos y un gran impulso a los campos de la astronomía y la física de astropartículas. A finales de este año se decidirán las ubicaciones de los sitios norte y sur, y la candidatura de Tenerife compite directamente con otras dos en Arizona (EE.UU.). Las tres ofrecen un rendimiento científico similar y, en las próximas semanas, un comité de expertos internacionales elaborará un informe independiente sobre los diferentes emplazamientos propuestos. La selección final de los sitios la tomará a finales de este año el Resource Board de CTA, en el que están representadas las agencias de financiación participantes.

Desde AstroMadrid, apoyamos la candidatura de Tenerife como lugar que ofrece las mejores condiciones posibles para albergar el sitio norte.

Aquí pueden leer una carta firmada por un gran número de investigadores españoles involucrados en el proyecto donde pueden encontrar más información sobre CTA y la candidatura de Tenerife.